Ejercicio Isométrico y Dinámico

 

En el ejercicio isométrico, el músculo se contrae sin cambiar su longitud y sin producción de trabajo externo.También se suele consumir menor gasto metabólico que en el ejercicio dinámico, pero al aumentar la tensión intramuscular, aumentan mucho las resistencias vasculares con fuerte reacción vasopresora, mucho mayor que en el ejercicio dinámico.

Las resistencias periféricas no se reducen, pero en cambio aumenta el retorno venoso por efecto de la compresión mecánica muscular. La frecuencia cardiáca también aumenta por la reducción del tono vagal y aumento del tono simpático; resultando una elevación de las presiones arteriales sistóloca y diastólica. En el ejercicio estático el corazón no bombea mucha sangre pero debe luchar contra la resistencia periférica y entonces se hipertrofia, poque la PA aumenta.

El ejercicio dinámico provoca una sobrecarga del volumen para el corazón,ya que su función de bomba debe incrementarse en paralelo al mayor retorno de sangre venosa y a las demandas crecientes de oxígeno por parte de la musculatura activa: por el contrario, supone una sobrecarga de presión para el ventrículo izquierdo,al aumentar la resistencia al flujo.

El ejecicio isométrico no es indicado para hipertensos o pacientes con disfunción cardiáca.